Gobierno: Construcción de nueva institucionalidad retarda la autonomía indígena

El viceministro de Autonomía Indígena, Gonzalo Vargas, afirma que la demora en la construcción de las autonomías indígenas "se complejiza más porque se trata de construir una nueva institucionalidad".

La autoridad participó con ese razonamiento en la reunión de evaluación de la gestión 2013 realizada el 18 de noviembre por la Plataforma interinstitucional de apoyo a las autonomías indígenas que congrega a los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Autonomías Indígena Originaria Campesinas (CONAIOC), instituciones de la sociedad civil y el ministerio de Autonomías.

Si bien la construcción de autonomías en Bolivia es un proceso con "muchas dificultades", en el caso de las indígenas esto se acrecienta. Según la lógica de Vargas, las instituciones y normas departamentales y municipales siempre han existido y ahora corresponde ajustarlas "a los desafíos que plantea la Constitución Política del Estado y el modelo de Estado plurinacional"; a diferencia de los pueblos indígenas que "siempre fueron autónomos en alguna medida, sin embargo, nada de sus estrategias de ocupación espacial, de sobrevivencia, de desarrollo de su propia cultura estuvieron reconocidas por la Constitución Política y en consecuencia por las leyes nacionales".

Aunque la constitución de 1994 abrió pequeños espacios de participación para el mundo indígena, "ahora sí se trata de construir una nueva institucionalidad", afirma el viceministro.

Los municipios son un obstáculo

Los municipios se han convertido en un obstáculo para la construcción de las autonomías indígenas, opina la autoridad gubernamental. Según su lógica los pueblos indígenas están a expensas de los gobiernos locales por la proximidad de los mismos.

"Las autoridades municipales en la mayoría de los casos, en vez de contribuir al proceso, se han convertido en una suerte de otro obstáculo, de otro desafío más que hay que vencer..." afirma Vargas.

A pesar de esos obstáculos, Vargas piensa que la plataforma es un espacio en el que en 2014 se debe seguir trabajando el diseño de los estatutos autonómicos, tarea que está en el plano político de la construcción de institucionalidad de la AIOC. Desde agosto de 2012 hasta la fecha, siete estatutos fueron remitidos al Tribunal Constitucional Plurinacional para su control previo de constitucionalidad. Sólo el estatuto de Marka Totora recibió una declaración constitucional que observa algunos artículos y da la opción de subsanar los mismos.

Agenda económica, de seguridad alimentaria y otros

Además del tema político, Vargas considera que el trabajo de las AIOC debe avanzar en la "estrategia económica, es decir, cuáles son las bases sobre las que se van a sostener los pueblos indígenas". Para esto hay que tomar en cuenta que las indígenas son sociedades principalmente agrocéntricas y pueden aportar a la sociedad boliviana en ese ámbito.

Con esa base, Vargas afirma que "es difícil pensar el tema de la seguridad y soberanía alimentaria pensar sin los pueblos indígenas. El comer bien para vivir bien es imposible sin ellos".

La autoridad de gobierno plantea el tema educativo-cultural como otro de los desafíos para las autonomías indígenas en 2014. "Si (los indígenas) no generan procesos educativos que revaloricen y reproduzcan los elementos sustanciales de su cultura, (...) la escuela se va a seguir robando a los niños". Esto quiere decir, que continuará generando la aspiración de vivir en la ciudad y no valorar lo suyo.