Seis municipios y tres territorios indígenas quieren ser autónomos

pueblo guarani

Por lo menos seis municipios y tres territorios indígenas buscan convertirse en autonomías indígenas e iniciaron el trabajo para conseguir ese fin. Los guaraníes que habitan en los municipios de Gutierrez y Lagunillas, en Santa Cruz; y Macharetí en Chuquisaca. Los indígenas de Chaqui, en Potosí; de Andamarca y Corque, en Oruro; y los habitantes de Monte Verde, en Santa Cruz; Yura en Potosí; y Camata en La Paz trabajan por la conversión hacia la autonomía indígena originario campesina.

Los primeros seis pretenden llegar a ser autónomos por la vía municipal y los indígenas de Monte Verde, Yura y Camata, lo harán por la vía territorial, informa Paulino Guarachi de Fundación TIERRA.

En el caso de los guaraníes, el objetivo de esta conversión es la reconstitución de su territorio ancestral, según el dirigente de la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), Milton Chacay. Seis capitanías de ese pueblo indígena hacen las gestiones para lograr la autonomía: Cahuasu y Gran Caipipendi Carahuachu en el municipio cruceño de Gutierrez, Upahuasu y Alto Parapetí en Lagunillas y las capitanías de Macharetí e Ivo en el municipio chuquisaqueño de Macharetí.

Según la Ley Marco de Autonomías, para iniciar el proceso de conversión el ministerio de Autonomías debe certificar la “condición de territorios ancestrales, actualmente habitados” por los indígenas demandantes. Una vez que se cumpla con ese requisito, la población de esos municipios deberá botar en un referendo, convocado por iniciativa popular, si acepta o no la conversión a Autonomía Indígena Originaria Campesina (AIOC) y si la opción Sí gana en esa consulta, deberán conformar un órgano deliberativo para la redacción de su estatuto autonómico.

Ese documento debe ser aprobado por las autoridades originarias de las comunidades que son parte del municipio y luego debe ser remitido al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) para el control constitucional. Si el TCP aprueba el estatuto, esa norma deberá ser sometida a otro referendo para su validación en el municipio o territorio solicitante, según corresponda.

En el caso de la conversión por la vía de territorio, también es necesaria una consulta, pero de acuerdo con las normas y procedimientos propios de las comunidades que buscan la autonomía.

Estancamiento

El proceso de conversión a AIOC quedó estancado en los municipios de Chayanta en Potosí y Salinas de Garci Mendoza en Oruro, en los cuales los demandantes ganaron el referendo por la AIOC, pero no organizaron su órgano y tampoco iniciaron la redacción de sus estatutos.

Según el técnico de TIERRA, la Plataforma interinstitucional de apoyo a las AIOC, busca ayudar a que esas iniciativas por autonomía prosperen en la presente gestión primero con apoyo técnico a la organización de su órganos deliberativos y luego, la redacción de sus estatutos.

Planificación 2013

Esta instancia interinstitucional se reunió el martes 26 de febrero para planificar el trabajo de la gestión 2013. En esa ocasión se organizaron 4 grupos y el primero está dedicado específicamente al apoyo a las iniciativas de conversión que están en curso, es decir, a los 11 municipios que optaron por la autonomía en 2010: Jesús de Machaca y Charazani de La Paz; Mojocoya, Tarabuco, y Huacaya de Chuquisaca; Salinas Garci Mendoza, Chipaya, Pampa Aullagas y Totora de Oruro; Chayanta de Potosí; y Charagua de Santa Cruz. De aquellos, cinco ya presentaron sus estatutos ante el TCP: Pampa Aullagas, San Pedro de Totora, Chipaya, Mojocoya y Charagua.

La plataforma está conformada por el ministerio de Autonomías, instituciones como CIPCA, Fundación TIERRA, Machaqa Amawta, Kawsay,  la Fundación Boliviana para la Democracia Multipartidaria (fBDM), la agencia de cooperación alemana (GIZ), la Agencia española de cooperación (AECID), IBIS Bolivia, Visión Mundial Bolivia, Veterinarios sin Fronteras e Idea internacional.

El segundo grupo tiene como objetivo el apoyo y promoción de la gestión pública de la AIOC. En palabras de Guarachi, ese grupo estará dedicado a la reflexión sobre la implementación de los estatutos en aquellos que esperan la respuesta del TCP sobre sus estatutos. “Se analizará cómo se puede poner en marcha, como llevar a la práctica esos estatutos”, afirma el técnico.

El cuarto grupo estará dedicado al desarrollo normativo. Esto tiene que ver con la elaboración de los reglamentos necesarios para las AIOC, que complementen a la Ley Marco de Autonomías. A la fecha el ministerio de Autonomías concluyó la elaboración del reglamento sobre Certificación de viabilidad gubernativa y base poblacional, con el apoyo de la plataforma.

El último grupo tiene el fin de apoyar a la Coordinadora Nacional de las Autonomías Indígena Originario Campesinas (CONAIOC), instancia que fue conformada por representantes de los once municipios que optaron por la autonomía en 2010. En esta gestión se gestionará la personería jurídica de esa instancia y la implementación de su plan estratégico. En opinión de la plataforma, según Guarachi, la CONAIOC debería coordinar con las organizaciones indígenas nacionales como el Consejo Nacional de Marcas y Ayllus del Qullasuyo (CONAMAQ) y la Confederación Nacional de Pueblos Indígenas (CIDOB).