Activista de Vía Campesina: Algunos gobiernos no tienen poder para cambiar el agro

rita-zanotto

 

En la región, hay varios gobiernos llamados progresistas que llegaron al poder esgrimiendo un discurso de cambio en las estructuras de injusticia económica, social y política, pero que en el transcurso de sus gestiones, no hicieron mucho por cambiar la situación en el agro en favor de los campesinos. ¿Cuál es la razón de esta distancia entre el discurso de llegada y la realidad que viven esos países? Rita Zanotto, activista de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) Vía Campesina, ensaya una respuesta categórica con base en su experiencia de lucha: “Son los estados (gobiernos) que no tienen poder”.

Ese criterio está mediado por un breve análisis que comienza afirmando que los gobiernos “progresistas” de la región no son enemigos de sus pueblos y termina preguntando consecuentemente ¿por qué no hay cambios?: “Puedo hablar de mi país (Brasil) que creo es un reflejo de los demás países en una región en la que casi todos los gobiernos son progresistas, entre comillas. En Brasil nuestro gobierno no es enemigo, en Argentina no es un gobierno enemigo. De esta región tenemos problemas especialmente en Colombia. Chile no es un gobierno enemigo, pero entonces te preguntas: ¿Por qué los (estos) gobiernos no hacen cambios?”

Zanotto milita en el Movimiento Sin Tierra de Brasil (MST) desde 1989 y desde hace ocho años desempeña la tarea de articulación de Sudamérica en Vía Campesina. Llegó a La Paz a fines de junio para participar en la Cumbre Sudamericana sobre Reforma Agraria y Soberanía Alimentaria.

Entonces Zanotto trata de explicar por qué los gobiernos no hacen los cambios reclamados por las luchas populares: “Es porque no tienen el poder. Dentro de los gobiernos hay tantos intereses, más fuertes económicamente, que creo que las alianzas de nuestros gobiernos no les permiten hacer lo que los pueblos quieren, porque no es lo que los gobiernos quieren, (es por) lo que los pueblos luchan”.

Tras esa aseveración afirma que el gobierno brasileño del Partido de los trabajadores (PT), amigo del movimiento popular, fue el que menos hizo por resolver el problema de tierras. “Nosotros en Brasil estamos desde que (el presidente) Lula empezó su gobierno, nunca paramos la lucha y ¿por qué no sale la reforma agraria? Después de tres gobiernos del PT al final fue el período que menos se abordó el tema tierras y que salió la reforma agraria, y no es porque nosotros no luchamos, es porque dentro del gobierno hay tantas luchas internas y tantos intereses corporativos que no se resuelven los problemas de la población, no resuelven los problemas de su país.

Entonces inquirimos dónde está el poder en Brasil, si no está en su gobierno, y Zanotto explica que el Congreso Nacional de ese país está conformado “prácticamente por latifundistas. Alrededor del 70 a 80 por ciento son latifundistas que se eligen porque también nuestro sistema electoral es muy frágil y direcciona para que aquellos que tienen plata puedan estar ahí. Ahí se ve de dónde parten las leyes”.

En comparación con Brasil, el parlamento boliviano está compuesto por varios indígenas y la representación de las élites empresariales se ha reducido bastante en ese espacio del poder constituido, pero de igual modo no hay cambios sustanciales en la problemática del agro.

Zanotto reitera la idea del vacío de poder real en los gobiernos. “Es complicado. No sé. Son las alianzas que no permiten que uno haga… Porque en verdad en Brasil nosotros tenemos los latifundistas, pero aquí… Hay varios factores, pero para mí lo más fuerte es quién tiene el poder real de tomar definiciones y el poder real no está en Evo, no está en Dilma, no está en Chávez. Con todo el poder que tenía Chávez y las cosas no avanzaban en su país… así que hay muchos amarres históricos…”

Entonces, la activista de la CLOC se pregunta: “Si los latifundistas están legislando, ¿qué queremos nosotros? ¿Vamos a estar luchando siempre en las calles?”, para responder al final de nuestra conversación: “No tenemos una receta. Hay que seguir luchando y seguir haciendo intentos y seguir buscando la unidad internacional y de a poco ir avanzando en algunas conquistas. Pero cada país tiene que hacer su movida y dar sus pasos. ¡Vamos a seguir, creo que es nuestro papel, hasta que un día cambiemos!”

Rita Zanotto textual:

 

Reforma agraria y soberanía alimentaria contra la concentración de tierras y el agronegocio

 

 Hay varios problemas que son comunes a los campesinos en el mundo, no es sólo en la región, pero aquí en nuestra región especialmente, es el tema de las tierras, de la concentración de las tierras. Este es el gran problema que nos va llevar a otros problemas porque la tierra concentrada significa que quién las concentra trae el monocultivo y con el monocultivo vienen los pesticidas, los transgénicos. Viene el monocultivo que no trae alimentación y especialmente los monocultivos de las tierras concentradas son de producción para exportación, como la soya que requiere mucho veneno en gran producción…

Ahí nuestra gran lucha, nuestra primera lucha es por la reforma agraria, por la transformación agraria. Nuestra lucha también es por la soberanía alimentaria y nosotros sabemos que quienes hacen la soberanía alimentaria son los pequeños campesinos. En la Vía Campesina decimos que los pequeños campesinos, indígenas, pastores y mujeres, somos los que alimentamos al mundo, que el agronegocio no alimental al mundo. Por eso que nosotros estamos aquí en esta lucha internacional contra las transnacionales que acapararon las tierras y que excluyen a los campesinos, que promueven las migraciones.

Los campesinos tienen la responsabilidad de mantener la tierra en sus manos

Sentimos que los campesinos sí contamos con capacidades de poder intervenir en la sociedad, claro que cada país tiene su realidad. Como brasileña no tengo condiciones para evaluar la realidad boliviana, pero sentimos que los campesinos en el mundo sí tenemos capacidad de transformación… y donde se puede y se hace algún cambio es porque hay movilización, porque hay acción, creo que aquí en Bolivia también.

Los campesinos tienen gran responsabilidad de mantener la tierra en sus manos, tienen la responsabilidad incluso de hacer luchas para garantizar que este gobierno pueda ir al camino de la soberanía alimentaria y nosotros creemos que con la gran fuerza que tienen los campesinos en este país tienen esta importancia y esta responsabilidad de mantener las luchas.

Cuatro organizaciones bolivianas afiliadas a la Vía Campesina

En Bolivia cuatro organizaciones son miembros de la Vía Campesina: la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” (Cnmciob-BS), la Confederacion Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIOB) y el MST Bolivia.

La Vía Campesina es un movimiento internacional con presencia en los cinco continentes. En Sudamérica está presente en 10 países y cuenta con la participación de aproximadamente 50 organizaciones miembros y otras que son aliadas. En Uruguay con una organización de mujeres que es la única organización de mujeres, en Brasil con 16 organizaciones estudiantiles, campesinas y de otros sectores.