Avanza en las Naciones Unidas la Declaración sobre los Derechos de los Campesinos y de Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales

agricultura-asia

 

Los trabajadores del campo a nivel mundial siguen afectados por el hambre, la discriminación, la falta de perspectivas, la desatención política y el desprecio cultural. Afecta a los campesinos, pescadores, pastores y trabajadores agrícolas, mujeres y hombres que viven y trabajan en las zonas rurales.


Sin embargo, el campesinado del mundo está perdiendo cada vez acceso a la tierra y es víctima de la competencia por parte de las corporaciones transnacionales y élites locales. Esto incluye pérdidas en la propiedad de semillas tradicionales y, control corporativo de insumos agrícolas. Vive en un contexto marcado por el acaparamiento de tierras, biopiratería y pérdida de sus formas de vida y conocimientos tradicionales. Los campesinos que se oponen y resisten al desarrollismo son víctimas de amenazas y sus protestas son criminalizadas.


Por todo esto y más, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC) realizó varios estudios que exponen una necesidad urgente de introducir mecanismos de protección internacionales para esta población rural en situación de vulnerabilidad. En el 2013 se constituyó un grupo de trabajo intergubernamental para elaborar una declaración al respecto partiendo de un primer borrador basado, en gran parte, en peticiones de La Vía Campesina. En el 2015 se presentó un segundo borrador para la negociación. Hasta el momento se han realizado tres rondas de negociaciones en Ginebra.


El reto actual que se presenta es que los gobiernos empiecen a comprometerse con esta iniciativa global. El sistema jurídico universal actual no es suficiente para proteger la supervivencia de las personas y la cultura en el ámbito rural. Diversos movimientos sociales de campesinos/as y organizaciones de la sociedad civil en los ámbitos de agricultura, derechos humanos y desarrollo coinciden en este aspecto y han dado la voz de alarma al respecto. La supervivencia en el ámbito rural, en base a la utilización de los recursos naturales, se está volviendo cada vez más difícil. Se requiere una señal de alarma y un marco jurídico superior por medio de una declaración internacional sobre los derechos humanos específicos de la población rural, que vaya más allá de las declaraciones generales vigentes hasta la fecha.


Para conocer el proyecto de declaración:

https://goo.gl/mC7zUx
Video explicativo sobre el proyecto de Declaración: