El censo agrario termina sin subsanar deficiencias técnicas

cultivos altiplano

 

El Censo Nacional Agropecuario terminará a mediados de noviembre sin subsanar algunas deficiencias técnicas detectadas en la etapa pre-censal y confirmadas en el período de empadronamiento. La ausencia de una cartografía actualizada es una de esas carencias. Los empadronadores también enfrentaron la susceptibilidad de los propietarios respecto del censo y por ende debieron aceptar la información inexacta que proporcionaron sobre la cantidad de ganado.

Actualización

Las brigadas de empadronamiento debieron actualizar la cartografía en las comunidades de todos los segmentos censales, además de recibir las respuestas de los productores.

En uno de los tres segmentos censales del municipio de San Andrés de Machaca, los empadronadores tuvieron que actualizar los datos de la cartografía proporcionada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). "... en base a eso estamos actualizando los lugares que no estaban tomados en cuenta, tanto los cerros como los ríos, o caminos y el nombre de las estancias. Hemos actualizado en todas las comunidades", afirma Guillermo Quenta, que es responsable de una de las brigadas de ese lugar.

Según Quenta, que es oriundo de ese municipio, lo mismo que los empadronadores, en la cartografía faltaban los nombres de las estancias, de las unidades educativas y "nada más". Esta labor, sin embargo, no perjudicó el empadronamiento, explica el responsable.

En el municipio de San Andrés de Machaca existen 53 comunidades según los datos proporcionados por ese gobierno local y allí trabajan tres brigadas conformadas por 5 personas cada una. San Andrés está dividido en dos markas: Aransaya y Urinsaya, cada una de las cuales tiene tres ayllus.

Pero para el trabajo censal, se dividió en tres segmentos basados en la anterior división territorial por cantones. El primero comprende los cantones de Laquinamaya, Centro Mauri y Villa Pusuma. Integran el segundo segmento Sombra Pata, Chuncarcota y Chucacollo. El tercero está conformado por San Andrés de Machaca, Artasivi y Nazacara.

Susceptibilidades originan datos inexactos

Aunque en general los resultados del proceso censal en San Andrés son positivos por la respuesta favorable de la población, las brigadas tropezaron con dificultades tales como la susceptibilidad de algunos productores que en el inicio del censo pensaban que la información recabada serviría al gobierno para el cobro de impuestos.

"En los primeros días los productores dijeron que el censo era para cobrarles impuestos. Pero hemos socializado y hemos tenido una respuesta favorable en cuanto a sus ganados y cultivos", explica Guillermo Quenta.

Sin embargo, la susceptibilidad de los productores se hizo evidente en los datos inexactos que proporcionaron respecto de la cantidad de ganado que poseen. "Los productores de ganado tenían miedo de responder la cantidad exacta de ganado. Nos respondían con el 50 a 70 por ciento de todo su ganado. Nunca nos dieron la respuesta sobre todo", afirma Quenta.

¿Qué se puede hacer frente a esos datos erróneos? Al parecer nada. "Nosotros poníamos el dato que ellos nos daban porque en la capacitación (impartida por el INE) nos dijeron que no podíamos alterar aunque viéramos que tenían más", explica el responsable de brigada.

Adicionalmente, los datos de superficie del ayllu Collana, perteneciente al cantón Artasivi, no pudieron ser registrados en las boletas censales debido a que las comunidades de ese ayllu están en proceso de saneamiento de tierras y al parecer los comunarios aún no recibieron la información del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA). Estos casos representan aproximadamente el 20 por ciento (112) de las propiedades empadronadas.

Quenta ezplica que "...todo el cantón Artasivi estaba en proceso de saneamiento desde hace dos o tres años. En Collana, hasta el momento, ni las autoridades originarias saben cuantas hectáreas tienen. Así en blanco nomás estamos poniendo. Tal vez (el INRA) no les han dado todavía (los datos) porque en el Ayllu Collana todos han sido saneados".

Como sucede con los datos del ganado, el INE instruyó para casos "de casas desocupadas debemos poner tal como están en la parte de observaciones de la boleta censal", explica el jefe de la brigada.

Porcentajes difíciles

El llenado de la boleta comunal también presenta dificultades por las operaciones que hay que realizar para registrar los datos, según el responsable de brigada Guillermo Quenta. "Todavía no hemos terminado, hay que revisar. Este fin de semana vamos a tener un cabildo para terminar. Lo difícil es sacar porcentajes de cultivo, los habitantes por comunidad y su cantidad de ganado", asegura Quenta.

Rendimiento

A pesar de estas adversidades, desde el 1 de octubre Quenta y sus brigadistas lograron empadronar 562 propiedades en los tres ex cantones que trabajan. Se trasladaron a pie, predio por predio y aún les falta censar alrededor de 50 propiedades.

Se organizaron de tal forma que cubrieron esa cantidad de propiedades en horarios matinales desde las 06 de la mañana hasta las 10 como máximo debido a que es época de siembra y los comunarios se trasladan a sus parcelas, y también a sus áreas de pastizales para ganado.