La importancia de la articulación productiva: Turismo y agropecuaria en Rurrenabaque

rurenabaque

 

El municipio de Rurrenabaque


El municipio Rurrenabaque se encuentra localizado en el departamento Beni en una zona de transición de las estribaciones de cordillera a la llanura amazónica. Presenta alturas entre 600 y 1.000 metros sobre el nivel del mar con una topografía accidentada que da lugar a profundos valles cubiertos de abundante vegetación que terminan en una llanura densa y subtropical. La superficie municipal abarca unos 4.800 Km2, de los cuales el 46,7% pertenece al área de la Reserva de la Biósfera–Tierra Comunitaria de Origen Pilón Lajas, colindante con el Parque Nacional Madidi. Según el Censo de Población y Vivienda del año 2012 cuenta con 19.195 habitantes, de los cuales un 70% vive en la capital urbana.


Un breve repaso histórico


La posición geográfica particular de Rurrenabaque le ha atribuido una marcada importancia histórica. Se ha establecido que durante la colonia la zona que actualmente comprende al municipio se constituía en un punto de paso obligado en las incursiones desde los Andes hacia la Amazonía. Ya en tiempos republicanos, Rurrenabaque destacó por su importancia en la extracción y transporte de quina y goma para lo cual se utilizó masivamente mano de obra indígena.


En la segunda mitad de los años setenta, en cumplimiento de la política y los planes oficiales de colonización de las tierras bajas, se concluyó el tramo caminero abierto desde Sapecho hasta la zona de Yucumo. A partir de allí comenzó una nueva etapa para Rurrenabaque que influyeron en su configuración actual. El desplazamiento demográfico de población campesina a la zona fue importante durante este periodo y estuvo principalmente ligada a la extracción de madera. De esta manera fue que se asentó la gran mayoría de la población.


En los últimos años, sin embargo, Rurrenabaque ha transitado por un interesante proceso de diversificación productiva. Debido a su cercanía con el mundialmente conocido Parque Nacional Madidi, la demanda turística ha aumentado de manera muy significativa, lo que a su vez ha permitido la emergencia de un sector agrícola y ganadero que paulatinamente estaría desplazando a la explotación maderera.


Articulación productiva entre el turismo y la agropecuaria


Se calcula que en la actualidad el flujo turístico en Rurrenabaque alcanza a más de 50.000 visitantes por año. Este dinamismo en la industria turística ha posibilitado la creación de un mercado estable para la producción agropecuaria en el municipio que ha sido bien aprovechado por las familias campesinas. Aquí se ha producido una articulación sinérgica entre ambos sectores productivos, pues existe una correlación directa entre el incremento en el número de turistas y los volúmenes de producción.
El sector agropecuario en su conjunto ha salido beneficiado. Por un lado, el cultivo de cereales como el arroz y el maíz se ha incrementado a cerca de 1500 hectáreas. Este incremento se explica por la mencionada articulación con el turismo pues en el resto de los municipios de la región la producción de ambos cultivos ha ido en descenso. Dada la demanda culinaria, también ha sido posible emprender la producción local de hortalizas y otras frutas seleccionadas. Por otro lado, la ganadería semi-extensiva ha encontrado un renovado dinamismo que ha permitido aumentar la producción de carne de 125 a 260 toneladas entre el año 2001 y el 2012. Asimismo, durante el mismo periodo, la producción lechera se ha quintuplicado hasta alcanzar los 5 millones de litros por año.
La seguridad alimentaria local mejora


La positiva articulación entre el turismo y la agropecuaria ha dado paso a notables mejoras en la seguridad alimentaria local. Como resultado del dinamismo económico, el nivel de ingresos de las familias ha mejorado sustancialmente permitiendo un acceso efectivo a una dieta nutritiva y balanceada. Además, la diversificación productiva también se ha traducido en un mejor acceso a alimentos tanto por la disminución de los precios en los mercados locales como por la disponibilidad directa de estos para los productores. En una evaluación específica, se constató que como resultado de este renovado contexto económico-productivo el 77% de la población ha garantizado su seguridad alimentaria.


Lecciones Aprendidas


1. Las potencialidades específicas del lugar deben tener un rol central en la planificación para el desarrollo. En otras palabras, los esfuerzos por promover mayor desarrollo económico-productivo deben partir de un detallado diagnóstico de las oportunidades que brinda el entorno local.


2. Las labores de planificación deben procurar encontrar sinergias entre los distintos sectores a fin de dinamizar procesos de desarrollo conjuntos.


3. La articulación de uno o más sectores no es solo deseable sino que en algunas condiciones es fundamental para garantizar la viabilidad de los mismos.


4. Aún en contextos de tradición extractivita (explotación maderera en el caso de Rurrenabaque), es posible encontrar opciones de desarrollo más inclusivas y sostenibles si se apunta con certeza hacia las potencialidades intrínsecas.

 

 

Este texto fue elaborado en base a un estudio de caso escrito por Mamerto Pérez, investigador y consultor de TIERRA.