La importación de alimentos sube de 439 a 641 MM de USD en 5 años

Bolivia paga cada vez más por la importación de alimentos para abastecer las necesidades de su mercado. De acuerdo con la estadística de las últimas cinco gestiones el costo pagado subió de 439,9 a 641,2 millones de USD en el último quinquenio, mientras que en el mismo período el volumen importado creció en menor proporción, subió de 657,7 millones de toneladas a 669,7 (Gráfico 1).

El incremento se puede verificar con los datos publicados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) en sus boletines electrónicos 97 y 289. Esto hace al país más vulnerable a una dependencia de la importación de alimentos porque cada año demanda similar volumen de productos pero a un costo creciente.

El aumento del costo para el período analizado es de 201,3 millones de dólares americanos, lo que representa una subida del 45,76 por ciento más que en 2008, aunque la variación no fue constante porque el valor decreció en 2009 y 2012 respecto de los años precedente a esas gestiones (Gráficos 2 y 3).

2011 fue el año en que más alimentos importó Bolivia porque alcanzó a 671,3 millones de toneladas a un costo de 569,5 millones de dólares (Gráficos 2 y 3). Lo que representó un incremento de 45,6 por ciento en el volumen y de 29,5 por ciento en el valor en relación con el año 2010.

En 2013 Bolivia importó menos cantidad de alimentos que en 2011 (669,7 millones de toneladas), pero el costo fue superior: 641,2 millones de dólares.

2011 fue un año en el que la sociedad boliviana soportó un periodo de escasez en la provisión de azúcar, que al final de esa gestión fue el producto más importado. En menor proporción se importó harina, maíz y trigo. Ante esta crisis hubo dos explicaciones. La empresa estatal Insumos Bolivia (IB) aclaró que la importación de azúcar de Brasil y Colombia se hizo “para prevenir y no por un desabastecimiento en el mercado interno”. Mientras que el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) manifestó a través de su presidente, Wilfredo Rojo Parada, que era “…mucho lujo para un país pobre gastar tanto en alimentos extranjeros cuando los podemos producir por nosotros mismos…”.

Según cifras del IBCE Hasta julio de 2011, se habían importado 91.000 toneladas de azúcar por 78 millones de dólares; harina de trigo (114.000 toneladas y 46 millones); maíz (84.000 toneladas y 32 millones), y trigo en grano (53.000 toneladas y 17 millones).

El modelo de producción de alimentos y la crisis alimentaria

Pero ¿cuál es la causa original de esta situación? Para encontrar la explicación hay que remontar la mirada al modelo de producción de alimentos y la crisis alimentaria mundial.

Ahora, grandes empresas transnacionales controlan la producción de alimentos en el mundo, tras haberla convertido en un proceso industrial que fabrica mercancías a la dinámica especulativa del mercado. Esto se inició con la llamada Revolución Verde entre los años 40 y 60 del siglo XX cuando el petróleo ingresó en la producción de alimentos. La agroindustria necesita combustible para el transporte, para las maquinarias agrícolas, para fabricar fertilizantes y pesticidas, en fin, para garantizar una mayor productividad.

El otro factor data de 2008, año en que se produjeron tres grandes crisis globales, la crisis energética provocada por el incremento del precio del petróleo a 160 dólares por barril, la crisis alimentaria provocada, a su vez, por la petrolera sumada a otros factores, y la crisis financiera debida a la quiebra del sistema financiero norteamericano.

No sucede lo mismo con el volumen de los productos importados puesto que en 2013 es sólo 1,82 por ciento superior al volumen de 2008, lo cual equivale a 11.979 toneladas. A esto se suma el hecho de que el incremento no fue constante. En los años 2009, 2010 y 2012 Bolivia importó menos alimentos que en los años precedentes a esas gestiones (Gráficos 2 y 3).

De todos modos la comparación del costo por kilogramo (Kg) demuestra que los precios de los alimentos que importa Bolivia son cada vez más caros: en 2008 cada Kg costó 0,67 USD, mientras que en 2013 el costo fue de 0,96 centavos de dólar.

Incremento en 2013

En 2013 el volumen de las compras creció 5,71 por ciento en comparación con 2012, pero el valor que pagó el país por esos productos se incrementó en 13,15 por ciento en comparación a la gestión 2012, “…lo que indica un aumento en los precios de los alimentos que Bolivia importó durante el 2013”, afirma el IBCE en su Boletín Electrónico Bisemanal Nº 289.

En valores absolutos la gestión 2013 es país importó 669,7 mil toneladas a un costo de 641,2 millones de dólares americanos, mientras que en 2012 el volumen de alimentos comprados del exterior fue de 633,6 mil toneladas a un costo de 566,7 millones de USD, es decir, 36.160,4 toneladas menos y 74,5 millones de dólares menos.