Chuquisaca: campesinos identifican las tareas pendientes en el acceso a la tierra y desarrollo productivo

chuquisaca-centro

 

Según algunos representantes de las organizaciones sociales de Chuquisaca, los logros del actual gobierno en la implementación de diferentes programas agropecuarios, no son suficientes para consolidar una verdadera revolución productiva. Existen tareas pendientes y de urgencia.

 

Lograr la seguridad con soberanía alimentaria de las familias campesinas es un anhelo en Chuquisaca. Para Teodoro Barrientos, ex dirigente de la CSUTCB, en Bolivia “seguimos consumiendo productos de afuera, como la manzana de Chile, papa del Perú y uva de Argentina, porque los campesinos no tenemos la capacidad de producir la cantidad suficiente para el mercado”. Barrientos afirmó que la causa del escaso aporte del sector campesino a la canasta familiar es que no cuenta con suficientes tierras aptas para la producción.  

 

Por otro lado, Humberto Guarayo de la Nación Yampara Suyo, señaló que “…el Estado tiene un enfoque sesgado de desarrollo que se traduce en servicios básicos e infraestructura. El enfoque debe ser más integral, porque tener servicios básicos no es un parámetro para medir el índice de pobreza de nuestras comunidades”. Según su criterio, el desafío es lograr que las iniciativas estatales se conecten a la realidad de cada región mejorando las capacidades productivas comprobadas pero sin distorsionar la forma de vida de los habitantes.

 

Griseldo Martínez, ejecutivo de la Centralia Provincial de Azurduy, afirmó que la lucha constante de campesinos e indígenas por el acceso equitativo a la tierra no tuvo los resultados esperados. Según él “se sigue beneficiando a extranjeros y grandes empresarios con miles de hectáreas de tierras en el oriente boliviano, sin respetar lo que establece la ley con relación a la preferencia del derecho para la distribución a pueblos indígena originario campesinos”. El dirigente piensa que la equidad en la tenencia de la tierra continúa siendo un desafío que parece no haberse solucionado con la titulación de tierras que ya estaban en manos de los campesinos. Por eso, según Martínez, urge profundizar los procesos de redistribución que significa expropiar tierras improductivas a los empresarios para entregarlas a campesinos e indígenas.

 

En el mismo sentido que Martínez, aunque en relación con la distribución de tierras, Humberto Guarayo informó que existen varias demandas planteadas al INRA para acceder a tierras fiscales, que participaron en distintas campañas que promueven sus autoridades para acceder a tierras disponibles en el oriente boliviano, pero que estas demandas en muy pocos casos son atendidas y las que son  admitidas requieren de un esfuerzo económico y organizacional muy grande hasta lograr que el Estado entregue tierras en las condiciones que establece la ley. En este caso, afirma el dirigente, el desafío es lograr que las políticas de distribución de tierras estén libres de estorbos y estén vinculadas directamente al proceso de saneamiento de comunidades campesinas minifundiarias.