Informe 2012: Seis estudios de caso en ocho regiones

ganado2

El informe de investigación que presenta la Fundación TIERRA, durante esta jornada, forma parte de la iniciativa Seguridad alimentaria, tierra y territorio en Bolivia, que se realiza con el apoyo de IDRC (Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo, por sus siglas en inglés).

Durante 2012, el equipo de investigadores de la institución se desplazó a ocho regiones de Bolivia en busca de la respuesta que da título a la publicación: ¿Comer de nuestra tierra?

En los meses dedicados al trabajo de campo fue posible conocer realidades que, si bien no resumen el contexto económico productivo de todo el país, permiten una aproximación a diversas temáticas de interés para los bolivianos.

Eso por ello, que esta publicación tiene el propósito de brindar aportes concretos para fortalecer el debate sobre la tenencia de la tierra y su relación con la producción de alimentos de y para los bolivianos.

Indígenas y recursos naturales

El estudio en los TIOC (territorios indígena originario campesinos) Macharetí y Chácobo-Pacahuara y el Distrito Indígena El Futuro describe cómo los indígenas generan ingresos económicos con los recursos naturales de sus territorios, para destinar estos bienes a la compra de alimentos que no consumen habitualmente.

Investigador: Jose Luis Eyzaguirre.

Comenta: Marcelo Arandia.

Pequeños entre gigantes

La investigación muestra los riesgos, las fortalezas y las debilidades de los pequeños productores de soya en Cuatro Cañadas (Santa Cruz), quienes tienen al frente a la agroindustria. En esa zona del norte cruceño la producción de alimentos casi no existe, porque la demanda del mercado es más fuerte que el interés por el autoconsumo.

Investigador: Enrique Castañón.

Comenta: Gustavo Pedraza.

La chacra es Villa Fátima


En Yanacachi (Sud Yungas), en particular, y en esa provincia paceña, en general, los campesinos se dedican al monocultivo de la coca y la extracción de oro. El dinero que generan estas actividades sirve para llenar la canasta de víveres, que son comprados en el mercado citadino de Villa Fátima.

Investigador: Miguel Urioste.

Comenta: Abraham Colque.

El riesgo del minifundio


La producción en Villa Serrano (Chuquisaca) es complicada, por decir lo menos. El minifundio y la dependencia de las condiciones climáticas (lluvia, granizo, sequía, etc.) dificultan el trabajo de campo. La adversidad genera migración y el bien mayor no es la tierra, sino el acceso al agua.

Investigadora: Rossmary Jaldín.

Comenta: Óscar Bazoberry.

Leche en el altiplano


En el municipio de Tiwanaku (La Paz), la producción de leche, materia prima para las industrias del sector, y la generación de derivados (quesos o yogures) beneficia a las familias de la zona. La seguridad alimentaria se ve garantizada y los habitantes combinan el autoconsumo de sus cosechas con la compra de alimentos externos.

Investigadora: Susana Mejillones.

Comenta: José Maguiña.

 

La búsqueda de la excelencia


El gobierno municipal de Comarapa (Santa Cruz) impulsa el desarrollo productivo de la zona. Las autoridades han impulsado la construcción de sistemas de riego, atajados y otras infraestructuras. Estas obras se unen al crecimiento de la agricultura intensiva que genera flores, frutos y otros alimentos que son destinados a los mercados del país.

Investigadora: Rossmary Jaldín.

Comenta: Hugo Pinto, alcalde Comarapa

¿Autoconsumo familiar?

El trabajo de la Fundación TIERRA se centra en la investigación cualitativa de la pequeña producción indígena campesina. La búsqueda de información tiene el apoyo de 32 comunidades. Se han realizado 30 talleres, 100 entrevistas a informantes clave y 141 entrevistas familiares en profundidad.

Éstas son algunas de las conclusiones:

  • En cuatro de los seis estudios de caso se ha encontrado fuertes niveles de especialización productiva. Si bien existe agricultura de subsistencia, las principales actividades agropecuarias se centran en una sola tarea para generar ingresos económicos que permitan la compra de alimentos.

  • El mercado se ha convertido en el principal factor que determina tanto el uso de la tierra como los patrones de consumo alimentario, indistintamente del tipo de propiedad de la tierra: individual, colectiva o familiar.

  • En la mayoría de los estudios de caso se ha observado que la seguridad jurídica aún no es una condición para garantizar la seguridad alimentaria. Ésta es importante, pero, en varias zonas, la población produce alimentos para la comercialización y el autoconsumo aunque el saneamiento esté pendiente. Además, bajo ciertas circunstancias, algunos campesinos prefieren que éste no llegue a sus predios.

  • Los pequeños productores, campesinos e indígenas, recurren a diferentes estrategias para mejorar sus condiciones de vida: especialización en la agricultura, venta de mano de obraa la agroindustria o migración dentro y fuera del país, entre otras.

  • En los municipios altamente productivos, Comarapa y Tiwanaku, se observa que la coordinación cercana con las autoridades públicas locales ha beneficiado a los pobladores, que cuentan con algunas obras de infraestructura productiva.

  • Un recurso natural valioso es el agua. La competencia por las fuentes hídricas o el manejo inadecuado de éstas ponen en riesgo las tareas agropecuarias. En algunos casos, la gente argumenta que el acceso al agua es más importante que el acceso a la tierra.

 

Seminario interactivo

Los asistentes al seminario de presentación del Informe de Investigación 2012 ¿Comer de nuestra tierra? Estudios de caso sobre tierra y producción de alimentos en Bolivia podrán conocer los detalles del estudio de primera mano, ya que los investigadores presentarán sus estudios de caso a lo largo de la jornada.

Además, se ha previsto que quienes deseen conocer más información, al respecto, podrán hacerlo a través del sitio web www.ftierra.org que, desde las primeras horas de la mañana, publicará en su página principal entrevistas a los autores y a los habitantes de las zonas estudiadas, fotografías de los lugares visitados, información adicional y el estudio en formato PDF.

El portal electrónico también difundirá en directo los acontecimientos que se desarrollarán en el seminario. Este espacio digital publicará las exposiciones sobre los estudios de caso, los comentarios del público y el desarrollo del debate, con cortas actualizaciones en directo.

En este sector, los seguidores de la página web no solamente estarán atentos a los acontecimientos de la jornada, también tendrán la posibilidad de participar de la misma. Para ello, sólo deberán publicar sus comentarios, interrogantes o sugerencias en el espacio dispuesto para este cometido

 

Seis estudios de caso en ocho regiones