Más sobre TIERRA

IMAGE Foro andino amazónico en Bolivia desvela deterioro de la actividad agrícola campesina
TIERRA - Jueves, 19 Octubre 2017
  LA PAZ (Sputnik) — La acelerada urbanización y la falta de políticas estatales de fomento están generando un creciente aislamiento y... Leer más...
Analista boliviano advierte que reserva del Tipnis corre el riesgo de quedar sin dueños
mundo.sputniknews.com - Miércoles, 23 Agosto 2017
El debilitamiento de las organizaciones indígenas y la migración paulatina hacia el departamento del Beni (noreste) provocará que el Territorio... Leer más...
El trazo de la carretera por el TIPNIS beneficia sólo a 2 de 64 comunidades indígenas
Rimay Pampa - Jueves, 10 Agosto 2017
El trazo de la carretera por la mitad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) pasa solo por dos comunidades indígenas:... Leer más...
La Iglesia tiene 843 ha para formar jóvenes del TIPNIS
Página Siete - Miércoles, 09 Agosto 2017
El viceministro Galo Bonifaz dijo que la Iglesia es “cómplice del narcotráfico, de la caza ilegal, de los taladores de árboles” por apoyar la... Leer más...
Campesinos tienen más tierra, según el Gobierno
Página Siete - Miércoles, 02 Agosto 2017
En los últimos 11 años  la titulación de tierras en favor del sector campesino subió de 30% a 57%, mientras que para los empresarios... Leer más...
Patrón de acumulación extractivista y sus limitaciones
Página Siete - Domingo, 04 Junio 2017
Gonzalo Colque aborda los alcances y limitaciones del extractivismo que se propone desde el Gobierno y que se implementa sin grandes preocupaciones... Leer más...
Fundación Tierra critica al gobierno por plantear superar el extractivismo con más extractivismo
Rimay Pampa - Viernes, 02 Junio 2017
La Fundación Tierra criticó al gobierno del presidente Evo Morales por pretender “superar el extractivismo con más extractivismo” y erigir al... Leer más...

“Hasta ahora, el sector agroindustrial perdió”

En la Cumbre agropecuaria se jugaron dos agendas. La campesina y la agroindustrial. Gonzalo Colque, director de la Fundación Tierra, afirma que vistos los resultados -de momento-, el sector que perdió fue el segundo.


Y es que los representantes de ese sector, comenta, ingresaron al encuentro con al menos cuatro planteamientos resumidos en los temas: seguridad jurídica, Función Económico Social (FES) de la tierra, biotecnología, y la cuestión de exportaciones sin restricciones.


De todo, explica Colque, el sector referido logró la ampliación en el plazo de control de la Función Económico Social de dos a cinco años y la ampliación del plazo de registro al programa de Restitución de Bosques, por 18 meses.


Sobre la introducción o no de semillas transgénicas, se abrieron dos líneas de debate para más adelante: 1) que ese tipo de producción conviva con la producción orgánica, y 2) que se prohiba el uso de semillas transgénicas de forma definitiva.


"Una buena noticia es que se ha abierto una agenda de carácter nacional de discusión para adelante sobre el tema de los transgénicos", afirma Colque.
En la Cumbre, el sector campesino, aglutinado en el Pacto de Unidad -afirma este investigador-, resistió a los planteamientos de los representantes del sector agroindustrial.


Un documento de la Fundación Tierra, titulado Apuntes Críticos par la agenda agropecuaria, recomienda "adoptar inmediatamente políticas de protección de la producción campesina e indígena que se encuentra en situación de alta fragilidad ante la creciente importación e internación por contrabando de alimentos de origen campesino, como ser la papa, cebolla, tomates, frutas, entre otros".


Con todo, Colque considera que la Cumbre es el inicio de la construcción de una agenda agropecuaria, que lamentablemente estuvo abandonada por años.
Desde su punto de vista, ¿cuál fue el principal logro que se alcanzó en la Cumbre?


Habría que ver para quién, porque aquí básicamente estamos hablando de dos sectores; uno, el sector agroindustrial, que tiene sus propios intereses económicos, como la expansión de la frontera agrícola, transgénicos, etc.; y ellos son los exportadores agrícolas y es el sector que más, se supone, tendría que haberse beneficiado con la Cumbre agropecuaria.


El otro sector es el Pacto de Unidad, conformado por organizaciones del campo, y que más bien fueron a la Cumbre no con su propia agenda, sino para ejercer resistencia a las propuestas del sector agroindustrial.


Hasta ahora, diremos, que este sector agroindustrial ha perdido. Prácticamente no ha concretado ni ha logrado acuerdos en torno a los cuatro temas que ellos habían planteado al inicio de la Cumbre; y los acuerdos alcanzados, para ellos, se habrían reducido a la ampliación del plazo del control de la Función Económico Social y la ampliación del registro al programa de Restitución de Bosques por 18 meses. Y el resto de los temas han quedado bastante al margen de la agenda inicial que planteó este sector.


En ese sentido, ¿cuál es la buena noticia que nos da la Cumbre?


Una buena noticia es que se ha abierto una agenda de carácter nacional de discusión para adelante sobre el tema de los transgénicos. Y digo que se ha abierto el debate para adelante, porque no ha habido un acuerdo explícito en la Cumbre sobre planteamiento de los empresarios de aprobar el uso de las semillas transgénicas. Y eso ha sido así ante la resistencia y el rechazo del Pacto de Unidad.


Y más bien lo que ha habido es la apertura de dos posibilidades de discusión para adelante: una, la coexistencia de la producción transgénica y orgánica como un camino a discutir; y la otra es la restricción definitiva de los trasgénicos.


Hacia adelante, ¿por cuál de las alternativas debería seguir esta agenda?


Yo creo que la discusión va a retomar la disyuntiva de la introducción o no de semillas tránsgénicas, de si conviene o no al país tener un sistema productivo con coexistencia de la producción transgénica y la producción orgánica.


Esto implica obviamente discutir el acuerdo inicial que se ha alcanzado en la Cumbre, de la posibilidad de introducir temporalmente semillas de algodón, soya y maíz transgénicos por un periodo de cinco años... y con el desarrollo de una normativa de seguridad. Eso crea un gran bloque a trabajar, será parte del debate importante como foco de atención en adelante.


La segunda opción es la restricción definitiva de transgénicos, en consistencia con la normativa actual. Esto ha sido planteado y definido por varios sectores, y básicamente implica la evaluación, en primer término, de los eventos transgénicos de la soya y los efectos ambientales y socioeconómicos de la semilla transgénica que tenemos en este momento. No ha habido una evaluación, pese a que hay grandes extensiones de tierra donde existen cultivos.


El segundo punto creo que es si vamos a autorizar en Bolivia el uso de más semillas transgénicas, básicamente soya, o si van a existir sanciones para quienes están utilizando maíz transgénico, que no está autorizado legalmente. Sabemos que maíz transgénico, algodón, son semillas que se están utilizando en este momento, y para ser consistentes con una normativa de restricción definitiva de transgénicos, obviamente tendría que haber sanciones para gente que usa semillas de manera ilegal.


Entonces, son como dos grandes opciones de debate y contenido, y todo gira en torno a la introducción o no de la semilla transgénica.


El otro debate menos visible, pero creo que de mucha importancia, es qué papel va a tener el sector campesino indígena. No hay que olvidar que cuando hablamos del crecimiento del sector agroindustrial, básicamente estamos hablando del modelo de negocio donde no participa este sector.

 

 

TIERRA
Calle Hermanos Manchego N° 2566 - Sopocachi
Teléfono: (591-2) 243 2263 / Fax:
(591-2) 211 1216
Oficinas regionales
La Paz  - Bolivia

Copyright © 2015

Siguenos en: