El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierra debe dejar en pausa las decisiones de carácter político

El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras está encargado de definir e implementar políticas para promover, facilitar, normar y articular el desarrollo rural integral agropecuario, forestal, acuícola y de la coca, de forma sustentable.

Para Gonzalo Colque, director de la Fundación Tierra, la agenda que ha dejado el gobierno de Evo Morales es “contraria a los intereses de una mayoría de campesinos e indígenas·, por lo que el gobierno (de transición) debe poner en pausa muchas decisiones políticas.

“Hay temas delicados como auditorias e intervención del INRA en cuanto a las demandas de tráfico de tierra, entrega de tierras fiscales a privados. A este Gobierno no le corresponde reevaluar la agenda agropecuaria ni reconducir en otros términos la dirección”, advierte. 

Además, asegura que el nuevo Gobierno que ingrese debe investigar a fondo cada proceso y el gobierno de transición de enfocarse netamente en la pacificación del país y el llamado a las elecciones.

Sin embargo, el gerente general de IBCE dice que el de transición debe “atender las demandas en el sector agropecuario hacia su reactivación y crecimiento (seguridad jurídica, tecnología, riego, asistencia técnica, etc.), con especial énfasis en sectores de rápida reacción en función del mercado externo, como el agrícola y pecuario”.

El nuevo ministro de esta cartera es Samuel Ordoñez quien trabajó como director nacional y departamental del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).