seminario
Septiembre 2012, Año 3 Nº 9             Periódico mensual para el área rural - EDICIÓN ESPECIAL
Portada               Editorial             Opinión              Autonomías             Entrevista              Testimonios             Cronología


Autonomías

Diversos factores obstruyen el futuro de las autonomías indígenas

El 19 de agosto de 2010 se firmó el convenio marco de cooperación interinstitucional de apoyo a las autonomías indígenas. En este convenio forman parte entidades públicas como el Ministerio de Autonomías y la Escuela de Gestión Pública Plurinacional; y por otro lado varias instituciones de caracter privado que trabajan con diferentes pueblos indígenas en Bolivia.

El impulso recibido a las Autonomías Indígenas Originarias Campesinas (AIOC) desde el gobierno nacional en la primera legislatura del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) fue disminuyendo desde el año 2010. Esta disminución fue iniciada con la elaboración y aprobación de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización (LMAD) recortando las posibilidades a gran parte de los pueblos indígenas y poniendo candados para su acceso. A partir de ese momento el futuro de las Autonomías indígenas está en cuestión. Los mensajes del gobierno fueron contradictorios; el núcleo central del gobierno (Presidente y su círculo más cercano) priorizó la centralización del proceso autonómico, mientras que el Ministerio de Autonomías continúa impulsando este proceso con limitados recursos. En esta situación ¿cuál será el futuro de las autonomías indígenas?, ¿qué factores influirán para que tengan éxito y Bolivia se convierta en realidad en un Estado plurinacional en los años siguientes?

Las perspectivas de las AIOC en tierras bajas son reducidas. Según el informe de la Fundación TIERRA 2010 se calcula que solamente el 25% de los pueblos indígenas que viven en territorios y/o municipios podrían acceder a las AIOC con la legislación vigente. En tierras altas las posibilidades son mayores debido a que las mayorías aymaras y quechuas pueden acceder por la vía municipal dependiendo de su mayor inclinación a lo originario o al municipio.

Existen algunos factores que dificultarán en mayor medida el acceso de los pueblos indígenas a las AIOC. El primero es la ausencia de legislación relativa a las AIOC: Por ejemplo, el diseño  de la ley de Unidades Territoriales, paralizada en el Senado, define requisitos para la creación de nuevas unidades territoriales y limita en mayor medida el acceso a las AIOC (en especial por la vía territorial por su afectación a los municipios). Igualmente, si no se flexibilizan las barreras que existen en la misma Ley Marco de Autonomías, no se viabilizarán con facilidad las AIOC.

El segundo factor es la falta de información de las comunidades de base sobre las AIOC. No existe ninguna campaña pública de información acerca de las Autonomías indígenas por parte del gobierno, aunque instituciones privadas como las ONG, están supliendo localmente ese vacío de información.

El tercer factor es la oposición frontal de municipios y actores no indígenas. Los primeros respaldados por los partidos políticos que tienen interés en mantener su presencia en el ámbito local. También se tendrá la oposición de actores sociales no indígenas especialmente en tierras bajas (ganaderos, población urbana, colonizadores, etc.) que no aceptan estar bajo una autonomía indígena y perder al mismo tiempo el poder que tenían en el ámbito municipal.

Otro elemento que influirá en el futuro es la falta de acuerdo en las visiones sobre las autonomías indígenas que poseen las organizaciones indígenas, originarias y campesinas. Estas diferentes visiones y formas de entender la AIOC paralizan los procesos autonómicos. Los pueblos indígenas y originarios (CONAMAQ y CIDOB) tienen conceptos distintos, por ejemplo en sus estructuras organizativas y en visiones para su desarrollo a los de una buena parte de los campesinos y colonizadores (CSUTCB y CSIB). Si en un municipio o territorio que quiere constituirse en autonomía indígena, existen estos dos tipos de organizaciones, es muy posible que en el futuro se generen desacuerdos entre ellos y dificulten la conformación de las AIOC.

A pesar de estos factores en gran medida negativos, los pueblos indígenas en cuanto consiguen acceder a la información están definiendo la conformación de autonomías indígenas, en ocasiones paralizando procesos de cartas orgánicas y otras veces, pese a no cumplir con los requisitos de la ley, los inician amparados en la Constitución. Se prevé que a los 11 procesos actuales se incorporen al menos 12 más al año que viene. Por lo que pese a la oposición legal, social y la falta de voluntad política, los pueblos indígenas no dejarán de perseguir el reconocimiento de sus gobiernos indígenas de acuerdo a lo establecido en la Constitución. En palabras de la ministra de Autonomías, Claudia Peña, se viene un tsunami de autonomías indígenas en cuanto los primeros gobiernos comiencen a funcionar.


Artículos relacionados:

- Diversos obstáculos impiden el avance de las AIOC en Bolivia

- Conozca los hitos de la autonomía indígena desde 2009

- Los requisitos y procedimientos traban la autonomía indígena

- El camino recorrido en el proceso de la autonomía indígena

- Los once municipios avanzan a pesar de las dificultades

- Municipios en conversión a la autonomía indígena

- La falta de acuerdos retrasa la conclusión de los estatutos autonómicos 

- La elección de autoridades será según normas y procedimientos propios

- Las autonomías indígenas por la vía territorial están bloqueadas

- La autonomía regional del Chaco avanza sin un marco legal aprobado

- Chacha warmi en la construcción de la autonomía indígena

- La democracia comunitaria marcará la diferencia en las autonomías indígenas

- La CONAIOC es un espacio de  coordinación y representación

- Diversos factores obstruyen el futuro de las autonomías indígenas

- La CONAIOC elaborará un Plan Estratégico hasta diciembre de 2012

l

Edición impresa

Descargar PDF 1.44 MB.