La cadena agroindustrial es controlada por el capital transnacional

soya4


El control sobre toda la cadena agroindustrial de empresas bolivianas por parte de capitales transnacionales marca la diferencia central entre la etapa previa de ampliación de la frontera agrícola y la que se inicia en 2004, afirma Gonzalo Colque en su libro "Expansión de la frontera agrícola".

El texto está escrito en cuatro capítulos: 1. Marco conceptual, 2. La frontera agrícola: breve repaso del contexto, 3. Ocupación y control de la frontera agrícola y 4. La agenda agraria emergente: discusión final.

Para dar seguimiento a las investigaciones previas sobre la presencia de capitales transnacionales en el agro boliviano es preciso poner atención en "...la presencia del agro-capital nacional y transnacional a lo largo de la cadena agroindustrial incluyendo almacenaje o acopio, procesamiento, comercialización y exportación", explica Colque en su libro. Esto es importante "...porque las compañías del agronegocio están más interesadas en controlar la cadena de valor antes que dedicarse a cultivar la tierra", afirma el autor.

Como ejemplo de esta situación, en el texto se mencionan seis compañías extranjeras que controlan el "90 por ciento de la producción de soya y derivados de exportación".
Según estudios previos, que caracterizaron como "extranjerización" al fenómeno de capitalización de las grandes propiedades agrícolas, menos de cien emprendimientos extranjeros controlan más de la mitad de las tierras cultivadas de Santa Cruz que en total suman alrededor de dos millones de hectáreas.

Luchas políticas de fondo

Las investigaciones previas citadas en el texto tropezaron con problemas a la hora de conseguir información precisa. La que existe, afirma Colque, "...es incompleta y no es de fácil acceso". El autor explica que esas deficiencias se ven en los datos de los censos agropecuarios, los registros oficiales de producción agrícola y del proceso de saneamiento y titulación de tierras.


Sin embargo, el autor llama la atención respecto de este problema. Dice que en el fondo, las transformaciones agrarias, son un problema de "...disputas o luchas políticas por la tierra de la frontera (agrícola), por consolidar un modelo de propiedad privada de grandes extensiones (de tierra) sin control estatal y por consolidar un modelo de producción capitalista". A partir de esa interpretación, el autor concluye que la información es "...un medio de lucha objeto de manipulación según los intereses de los actores en conflicto". Esta sería la razón de las dificultades para conseguir información sobre el tema.