Asambleísta de Oruro: Nos hicieron creer que el 2 de agosto era día del indio

efrain-hualla

 

Efraín Hualla Mamani es asambleísta departamental suplente por la provincia Eduardo Avaroa de Oruro. Oriundo del municipio del Santuario de Quillacas. Estuvo entre los miles de asistentes que se concentraron en la localidad de Challapata para aclamar la reaparición pública del presidente Evo Morales y festejar el “Día de la revolución productiva comunitaria”. Afirma con convicción que el 2 de agosto es una fecha de la revolución democrática y no como en la época del neoliberalismo cuando “nos hicieron creer que era día del indio”.

 

Explica que el principal problema de su municipio es el agua para el riego. El 95 por ciento de las tierras de su municipio habría sido saneado, pero no se resolvieron los problemas por tierras. Las familias crecieron y muchos otros volvieron a sus comunidades después de muchos años, por lo tanto necesitan más tierras.

 

¿Qué significa el 2 de agosto?

 

Es un día histórico muy importante porque con el hermano presidente y el proceso de cambio hoy hemos ido institucionalizando esta fecha histórica como la revolución agraria. En este día como productores de quinua del Santuario de Quillacas estamos felices de poder estar en nuestra provincia. Es un día histórico y a los hermanos que nos están visitando, mineros, estudiantes, universitarios, todos estamos felices para festejar junto a nuestro presidente el hermano Evo Morales.

 

¿Festejan anualmente esta fecha?

 

En la época del neoliberalismo nos hicieron creer que era “día del indio”, pero es una revolución democrática. Hemos sido dueños de nuestra tierra. Eso festejamos nosotros. Hoy hay un acto central en la Unidad Educativa de Santuario de Quillacas. Cada año festejamos esto. Pero hoy hemos venido todos a Challapata.

 

¿Cuáles son sus necesidades?, ¿Necesitan más apoyo para la producción?

 

En esa parte, como productores de quinua necesitamos agua, implementar sistemas de riego porque esta parte del altiplano central está muy seca. Necesitamos seguir produciendo. Con la producción de quinua muchos hermanos han vuelto de las ciudades para sembrar quinua. Ahora por los problemas del clima en todo el municipio, necesitamos riego.

 

¿Qué pasó con el lago Poopó?

 

Eso es producto de la contaminación. Es preocupante para nosotros porque ya no hay la misma humedad que teníamos antes para el cultivo. Ya no hay los bofedales a la orilla del lago. Todo es árido, se está volviendo un salar. Es preocupante. Nosotros colindamos con los hermanos Urus y es algo muy preocupante para todos.

 

Se han ido secando las cuencas que habían. Ya no había agua para los sistemas de riego porque había poca lluvia. Los ríos se están secando. Hay que tener más cuidado con los ríos, pero también los hermanos que viven en la parte alta, necesitan para la producción. Pero también ha afectado la contaminación de la mina Inti Raymi.

 

En cuanto a las tierras, ¿ya llegó el saneamiento a esta región?

 

Como marka Quillacas tiene su título como tierra comunitaria de origen (TCO) y una gran parte del municipio está saneado, pero hay pequeñas propiedades individuales. En mi municipio el 95 por ciento está saneado.

 

¿La cantidad de tierras es suficiente?

 

Ahora hemos ido creciendo. La tierra es común. En la marka Quillacas habitamos dos mil personas y a cada familia nos alcanza entre dos y cuatro hectáreas de tierra. Necesitamos más tierras en otros lugares porque la familia también va creciendo.

 

¿Aspirarían a que el Estado distribuya nuevas tierras para ustedes?

 

Eso hemos planteado en varias oportunidades. Como la quinua tuvo su auge y llegaron hermanos de otros lugares, después de tiempo, de 10 o 20 años, pero ahora ya no. Entonces tal vez a esos hermanos se puede acomodar en otras tierras fiscales.